Plan de Gobierno  
     
           
 
 

UNA NUEVA VISION DEL DISTRITO

LA FORMA DE ACTUAR: Participación

Los cambios en un distrito no pueden imponerse de modo autoritario. ¿Es que acaso no se confía en la participación sensata del vecino de Lince? Los espacios de diálogo vecinal no representan el sentir de los vecinos y las sanciones muchas veces son impuestas por las autoridades sin escuchar las palabras de los afectados. Es verdad que la ley debe cumplirse para ordenar y desarrollar el distrito, sin embargo, no hay que olvidar que la mejor ley es la que nace del consenso de los ciudadanos y la que deja margen de defensa al afectado. Por eso, el vecino y las organizaciones vecinales al optar por una participación auténtica harán cambiar la forma de actuar en Lince.

A través de la participación se busca  promover la eficiencia en la gestión pública y el cumplimiento de los fines de las entidades del Estado. Como derecho de los ciudadanos, posibilita acceder de manera libre y responsable a los espacios de formación, decisión y ejecución de las distintas actividades de la gestión pública e incidir en las mismas.

LA SEGURIDAD CIUDADANA

“Lince está bastante descuidado” es una frase que suena muy fuerte entre los vecinos del distrito. La expansión del alcoholismo y la drogadicción, así como el pandillaje, han hecho de Lince un distrito peligroso. No se puede negar que el problema es complejo, pero tampoco se puede engañar pensando que sólo con serenazgo se acabará la delincuencia. Las medidas represivas de los delitos serán más eficaces si van acompañadas de medidas preventivas. Hay que regular mejor la diversión de nuestros jóvenes en las diversas discotecas que existen en Lince, hay que iluminar mejor algunas calles, hay que trabajar con los más jóvenes desde los colegios, hay que trabajar con las familias del distrito y hay que multiplicar la oferta cultural y deportiva, entre otros aspectos. Y, lo más importante, hay que apoyar y recuperar a los que ahora están en situación de marginalidad, porque el futuro es de todos y no de unos cuantos.

LO PRIMERO ES LA GENTE

Ya se ha dicho que el objetivo primordial del distrito debe ser la libertad de decisión de sus vecinos. Por eso, una condición básica para llegar a ello es la de remover todos los obstáculos económicos, sociales y culturales que impidan la libre decisión de los vecinos. Creemos que un distrito con parques preciosos, con pistas perfectas y veredas nuevas es un distrito que progresa; sin embargo, el progreso no es real si las personas que lo componen no experimentan una inclusión verdadera a la sociedad. No podemos cerrar los ojos al hecho de que la juventud de Lince cada vez se abandona más a las drogas y al alcohol, que las personas mayores no tienen espacios donde volcar su experiencia, que los discapacitados son ignorados en los planes distritales, etc. Si queremos escuchar realmente a las Voces de Lince debemos trabajar por un distrito que le de prioridad a la gente.      
        
LA INFRAESTRUCTURA DEPORTIVA Y CULTURAL

El número de niños y jóvenes de Lince está por encima de veinte mil (20,000), no obstante se cuenta solamente con tres lozas deportivas de propiedad de la municipalidad. Es más, una de ellas ha sido entregada en concesión a una empresa privada, sin ninguna obligación de brindar mejores tarifas a los vecinos de Lince. Asimismo, no existen espacios culturales para los vecinos de cualquier edad. Consideramos que es necesario recuperar espacios públicos de esparcimiento sano, en la medida que ello reducirá también nuestro actual problema de delincuencia e inseguridad.

LA INFORMALIDAD Y EL ESTANCAMIENTO ECONOMICO

Lince es un distrito de contradicciones. Tiene una de las mejores ubicaciones de Lima, ya que hoy en día constituye su centro geográfico, sin embargo, los negocios no prosperan a la velocidad que deberían y las casas y departamentos se deprecian muy rápido. No existen políticas comerciales donde los pequeños empresarios trabajen codo con codo con su municipalidad ni políticas urbanísticas donde los vecinos reciban un apoyo técnico para su progreso. El distrito, después de 40 años, necesita modernizar sus mercados, al tiempo que mejorar su seguridad para los clientes. Por eso, respetando la zonificación y al vecindario, debe impulsarse el desarrollo comercial de Lince, haciendo conocidos sus principales negocios. ¿Acaso Lince no podría ser un distrito representativo del turismo gastronómico en Lima?
     
    descarga el texto ìntegro aqui
     
     
     
   
 
 
 
 
 
             
 
 
             
             
             
  VOCES DE LINCE  © 2014   |   Todos los derechos reservados, todos los componentes son propiedad exclusiva del autor.